Mensaje de San Rafael. La energía sanadora.


Bivecky Pardo, Mensaje angelical del mes de Septiembre 2018

COMPASIÓN CON EL CUERPO FÍSICO


La manera que cuides de tu cuerpo físico, es la manera como cuidadas de ti mismo y de las relaciones hacia otros.


La transformación espiritual está entrelazada con el cuidado del cuerpo físico. Una persona que ama de si misma presta atención en los alimentos que consume para cuidar sus órganos internos, evita el consumo de sustancias como el alcohol o el cigarrillo, sustancias psicoactivas, etc.


El cuerpo físico es el medio, la herramienta para cumplir con las metas para el propósito de vida.


Hay que mantener claro que el cuerpo físico no es un altar al ego, es un altar a Dios en agradecimiento por el cuerpo que nos regaló y cuidarlo es un placer que debemos disfrutar cada día.


Cuando se cuida solo como altar al ego, se genera una gran incongruencia entre el espíritu y la vida terrenal.


De ahí que llegan las frustraciones, el vacío de hacer o tener y no saber que hace falta.


Esta incongruencia genera vacíos emocionales. Vacíos que pueden verse reflejados en las amistades, los vicios, falta de amor propio, ausencia del amor en pareja, ira, rabia, dolor o cualquier otra carga energética.


Otra manera de ver el resultado de no cuidar el cuerpo físico son las cargas energéticas, las cuales hacen resistencia a desvanecerse y hacen que el ser humano se sienta pesado o desvalido, llegando a manifestarse en algún órgano del cuerpo.

Rafael arcángel habla de la importancia de trabajar en los diferentes niveles de sanación y transformación del ser .



Los planos son


FÍSICOS

EMOCIONALES

ENERGÉTICOS.



Dice Rafael Arcángel.

"Yo no actuo solo, obro bajo el principio del significado de mi nombre, DIOS CURA


Es Dios el que cura, yo soy solo la fuente de energía y de su amor para cuidar de tí.


Yo soy la energía de Dios sanando. No soy Dios, soy su energía, su voluntad.


Voy a donde me llamen, voy y llego a quien no me ha llamado pero puedo servirle; porque así es como lo dispone Dios y lo hago con amor."



REFLEXIÓN

La energía de la sanación que habita en cada ser humano por gracia Divina hace que cada ser humano crea en sí mismo para mejorar cada día. Esa energía es la que permite que nos reconciliemos desde el corazón hacia si mismos y con el otro, hace que el ser humano se llene de amor y disminuye la agresividad y destruye la injusticia.